Nadar en aguas abiertas. El calentamiento

El calentamiento en natación
Nadar en aguas abiertas. El calentamiento
4.5 (90%) 2 votes

El calentamiento para la natación en aguas abiertas

Después de haber publicado otros posts con contenidos sobre cómo finalizar con éxito tu primera travesía a nado, ahora te traigo este post con el calentamiento en natación, cómo calentar en natación para evitar que te lesiones y disfrutes plenamente de la travesía nadando…

Recuerda que hasta el jueves 12 de octubre puedes inscribirte desde AQUÍ!


La importancia de calentar antes de nadar

El calentamiento, en términos generales y referido al deporte, es el “calentamiento” de los músculos debido a que un músculo frío no responde correctamente al esfuerzo y los movimientos rápidos y podemos lesionarnos fácilmente.

El calentamiento prepara físicamente y mentalmente nuestro cuerpo para el esfuerzo que vendrá a continuación llevando el preciado oxígeno a nuestros músculos.

Con el calentamiento le estamos diciendo a nuestro cuerpo…

“¡Prepárate… Voy a darte caña!”

Hay que tener en cuenta que, mientras en la natación en piscina tenemos espacio y condiciones adecuadas para hacer un buen calentamiento, en muchas ocasiones no tenemos esa facilidad en la orilla del mar junto con otr@s deportistas. Debemos de hacer el calentamiento específico de natación antes de comenzar una travesía a nado en aguas abiertas cuya temperatura es inferior, en ocasiones muy inferior, a la de una piscina.


1. El calentamiento al despertarte el día de la travesía a nado.

Una ducha rápida caliente a primera hora el día de la travesía despierta la circulación de nuestro cuerpo. Ten en cuenta de que no supere los 2 minutos y medio porque corres el riesgo de quedarte demasiad@ relajad@.

Ya en el lugar de la travesía a nado y, siempre que podamos, lo mejor es zambullirnos en el agua y calentar dando unas brazadas y patadas para comprobar su temperatura, de este modo evitaremos sorpresas desagradables a la hora de la salida. Ten en cuenta que cada persona tiene una determinada tolerancia a la temperatura del agua, comprobándola antes de competir, podemos decidir si vestimos neopreno o no.


2. Calentamiento del tren inferior.

Realiza un trote ligero de entre 60-90 seg. para ir levantando cada vez más las rodillas, de este modo calentamos las piernas, puedes hacer aperturas con las mismas para “soltar” la cadera, nos detenemos y estiramos.

La idea es elevar el ritmo cardíaco por encima de lo normal y mantenerlo por encima de su tasa de reposo antes de la competición, pero no calentar el cuerpo demasiado, no hay que sentir ni fatiga ni sudor.

El #calentamiento prepara nuestro cuerpo física y mentalmente Clic para tuitear


3. Calentamiento del tren superior.

Comienza con suaves balanceos con los brazos. Gira un brazo desde el hombro hacia delante o hacia atrás, con ello estiramos los músculos relajados por el sueño de forma suave y no lesiva.

Puedes realizar la siguiente serie de movimientos:

  • Giro de hombros en sentido horario – 10 repeticiones.
  • Giro de hombros en sentido contrario – 10 repeticiones.
  • Brazo izquierdo hacia delante – 10 repeticiones.
  • Brazo derecho hacia delante – 10 repeticiones.
  • Brazo izquierdo hacia atrás – 10 repeticiones.
  • Brazo derecho hacia atrás – 10 repeticiones.
  • Balancea los brazos horizontalmente de lado a lado a la vez. Comienza el ejercicio abrazándote tu mism@ y realiza el movimiento abriendo los brazos hasta extenderlos por detrás de tu espalda como si se quisieran tocar.
  • Por último, junta las manos y alzando ambos brazos levántalas con las palmas hacia arriba y mantén 10 segundos la postura.

Con estos movimientos notarás cómo fluye la sangre por tus músculos dejando tu “cuerpo a punto” para la competición.

Y tu ¿cómo calientas antes de zambullirte?

Apasionados de la natación en aguas abiertas, el Mar y el deporte.

Deja un comentario