Nadar y Correr… Todo es empezar

Correr y nadar
Nadar y Correr… Todo es empezar
4.7 (93.33%) 6 votes

¿Qué es mejor nadar o correr?

A estas alturas, queda claro que la carrera a pie castiga y desgasta más las articulaciones y músculos de nuestro cuerpo, muchos expertos afirman que correr regularmente retrasa el envejecimiento psicológico, entonces… lo ideal es encontrar el equilibrio entre estos 2 deportes, mientras la carrera a pie es de “impacto fuerte”, la natación es de “impacto leve”, podemos alternar estos deportes forzando la adaptación del cuerpo a ambas disciplinas, beneficiando al mismo, pero… ¿cómo hacerlo?

Los patrones de movimiento de estos 2 deportes son totalmente diferentes, mientras que para nadar trabajamos grupos de músculos, para correr usamos otros “olvidados” en la natación.

La natación aumenta la resistencia y la capacidad de oxigenación del cuerpo y fortalece, además de aliviar a tus piernas de los impactos contra el asfalto mejorando la recuperación.

A bajas temperaturas del agua la natación puede resultar un excelente anti-inflamatorio para tus músculos. Además te recomiendo el siguiente post si sufres de dolor en las articulaciones.

Nadar nos permite mayor variedad de entrenamientos que correr, dependiendo de la parte que quieras mejorar o trabajar, hay una técnica o un ejercicio a ejecutar, dependiendo del patrón de patadas, puedes dirigir tu esfuerzo a diferentes grupos de músculos. Incluso puedes descansar tus piernas evitando dar ninguna patada y dejando que sea la parte superior del cuerpo la que realice todo el trabajo (centrándonos únicamente en los deltoides, dorsal ancho y trapecio).

Una vez expuesto esto, debemos fijarnos los objetivos a conseguir y, según cuales sean, fijar la intensidad.

1. Para ejercicios aeróbicos:

  • NATACIÓN: dar vueltas constantes durante cierto tiempo en piscina.
  • CARRERA A PIE: 35-45 minutos de carrera lenta en circuito de tierra. Sabrás que “no te estás pasando” cuando puedes seguir una conversación hablada sin entrecortarte.

2. Para ejercicios anacrónicos:

  • NATACIÓN: sprints en piscina de 10 x 50 metros con recuperaciones de 30 segundos.
  • CARRERA A PIE: fartlek de 15 x 30 segundos en 5 series de 5 repeticiones, e ir aumentando la intensidad en ambas a medida que nos encontramos más fuertes.

Podemos variar nuestros entrenamientos de natación con aletas, rompiendo la monotonía con una pequeña inversión. Si bien la carrera castiga las piernas con el impacto continuado al pavimento, la mala ejecución de los movimientos en natación nos pueden acarrear serios problemas en hombros, los accesorios nos sirven para corregir y mejorar nuestra técnica.

Para finalizar unos consejos para comenzar a correr si no lo haces ya.

  1. No entrenar más de 4 días seguidos (ni a ritmo lento).
  2. Cambiar la rutina de entrenamiento, por ejemplo, hacer series días alternos. Para hacer series debes de tener experiencia corriendo de al menos 5 meses (3 ó 4 días a la semana) para evitar lesiones.
  3. Estira y relaja… para prepararte para la siguiente sesión.

Si te ha gustado o quieres comentar algo, no dudes en hacerlo, éste es tu sitio, MarSalado.

Apasionado del universo deportivo. Swimmer, Runner, Biker, adicto al pádel... Esperando que mis posts te sean de ayuda, saludos y... Buenas zambullidas!

Deja un comentario