Enseñando a nadar a los más pequeños. 4 trucos imprescindibles…

Enseñando a nadar a los pequeños, 4 trucos que te ayudarán...
Enseñando a nadar a los más pequeños. 4 trucos imprescindibles…
4.8 (96%) 5 votes

¿Cómo enseño a nadar a los peques?

Enseñar a nadar a los peques de la casa puede ser una labor divertida o por el contrario, convertirse en algo “imposible” de realizar. Desde MarSalado.com recomendamos apuntar a los pequeños a clases con profesores certificados, pero te contamos algunos trucos para “mantener el interés” de los más pequeños cuando empiezan a nadar…

1. Establece un horario fijo de Diver-Clase de natación

A modo de crearte una rutina, fija un/unos días con horarios concretos, no superiores a 30 minutos, más tiempo puede resultar “pesado” para los pequeños entorpeciendo el desarrollo del aprendizaje y el entretenimiento. Te recomiendo apúntatelo en cualquier calendario que uses (iCal, Google Calendar…) para no “perderse” entre todas las actividades que hacemos a diario.

2. Dales seguridad en el agua eliminando de forma progresiva el “miedo” a nadar

Con los más pequeños es habitual usar un flotador dándoles seguridad y tranquilidad… Es normal, pero puede resultar perjudicial para su curva de aprendizaje, ya que como sucede a la hora de aprender a montar en bicicleta, en donde los ruedines se convierten en “enemigos” del aprendizaje natural, los flotadores les aportan una flotabilidad que no tienen en sus cuerpos.

Podemos decirles que queremos hacer algo diferente, algo que les ayudará a flotar también e ir reduciendo los “flotadores” a la mínima expresión:

FLOTADOR DE CUERPO > MANGUITOS Ó CHURROS > SÓLO SU CUERPO

En la mayoría de niños el agua da miedo, y una de las cosas más frustrantes puede ser el miedo.  Aquí tenemos que darles seguridad a los niños, primero asegurándoles que estaremos en todo momento con ellos, hablándoles de lo mucho que hemos nadado (y lo bien que lo hacemos ;), ofreciéndoles cogerse de la mano en cuanto lo necesiten, etc… Puede ser difícil superar esta etapa, pero no imposible.

3. “Rompe” la rutina de enseñanza, usa juegos y pruebas o retos

Esto te sonará familiar y, al igual que en nosotr@s, funciona del mismo modo en los pequeños. Tenemos que lograr mantener el interés y la atención en la natación, los ejercicios repetitivos se vuelven aburridos, haz cambios repentinos como una “inmersión a las profundidades…” y lograrás mantenerlos interesados en lo que les enseñas de natación.

Dependiendo de cómo sea el niño o la niña puedes, por ejemplo, ofrecerles nadar desde un punto a otro y, si sus pies tocan el suelo, tener que empezar de nuevo. También puedes usar aros sumergidos y que los atraviesen a modo de túnel…

Funciona muy bien el que vocalicen los movimientos mientras los hacen (dentro, fuera, juntos…).

4. “Machaca” la patada

En esto no hay dudas, cuando se aprende a nadar las piernas o el cuerpo se hunden, esto es normal porque se necesita equilibrar el cuerpo para mantenerlo en flotación. La manera de aprender a dar la patada es… dando patadas, con un corcho o apoyados en el borde de la piscina es esencial para aprender a mantenerse a flote.

“La manera de aprender a dar la patada es… dando patadas”

Ofréceles “convertirse” en sus animales preferidos durante alguna “clase” nadando como delfines, peces o tiburones…

Esperamos que estos 4 tips para enseñar a nadar a los más pequeños te ayuden… Y a ti… ¿qué trucos te funcionan cuando enseñas a nadar a tus peques?

Apasionado del universo deportivo. Swimmer, Runner, Biker, adicto al pádel... Esperando que mis posts te sean de ayuda, saludos y... Buenas zambullidas!

Deja un comentario